Blog continuado por:

Arq. VICTOR JOSE STILP PICCOTTE


LA REVOLUCIÓN DE MAYO DE 1810 (Primera década del siglo XIX)


“LOS JÓVENES REVOLUCIONARIOS”
Ideas, Pensamientos, y Tendencias. (1807 – 1810)

Carlota Joaquina Teresa de Borbón y Borbón Parma (Bourbon e Bourbon 1775 – 1830) es conocida como Infanta de España, Reina de Portugal y Princesa honoraria de Brasil. Y la Historia sencillamente sucedió porque era heredera del Rey Carlos IV de España, quien a los diez años de edad la obligó a casarse con el Príncipe Juan VI de Portugal, que era el segundo hijo de la Reina María I .
Lo que no suponía el Rey Carlos IV era que Carlota Joaquina llegaría al cenit de la Corona portuguesa en el año 1788, como consecuencia de la muerte del heredero José, Príncipe de Beira, que como era el primer hijo de la Reina María I, “dejó el lugar” para que el esposo de Carlota Joaquina, Juan VI, pasara a ser primero en la sucesión.
Juan VI accedió a la Regencia en 1792, y Carlota Joaquina de veinticuatro años de edad, hija del Rey de España Carlos IV botó a Princesa Regente de Portugal. Quince años más tarde, en el año 1807 el Rey Juan VI, viéndose conminado a abdicar su Trono a favor de Napoleón , que había invadido los territorios portugueses, desarrolló una virtuosa estratagema que evitó tal sumisión, y envió a la familia real, con ayuda de la marina británica, hacia las colonias de Abya Yala . (La familia real llegó a Río de Janeiro, Brasil, en el año 1808)
El día 2 de mayo del mismo año, Napoleón triunfa en Bayona, y tras la derrota de las fuerzas españolas, el Rey Fernando VII, hermano de Carlota, no encuentra otro camino que devolver la Corona a su padre Carlos IV. Un día después de este suceso, tragicómico para la Corona (Que durante siglos había sostenido los efectos de la invasión en las tierras de Abya Yala) el día 6 de mayo de 1808, El Rey de España no tomando en cuenta la sabia decisión de la Corona portuguesa, abdica, dejando el trono vacante.
En el mismo espacio tiempo, se produce el ingreso del general Murat a la ciudad de Madrid, hecho que genera la lógica reacción de la población, indignada con la ocupación francesa. Sin embargo, ajena a los deseos y voluntad del pueblo, la Suprema Junta de Gobierno de Madrid (Nombrada por Fernando VII) ofrece su apoyo al general francés, y lo designa Presidente. Finalmente, el día 3 de junio de 1808 la Suprema Junta le solicita a Napoleón que honre el trono vacante y designe a su hermano José.
Considerando estos sucesos, Carlota Joaquina, desde el año 1808 y, hasta mediados del año 1812, procuró hacer valer sus derechos sobre el trono español, con el anhelo de reemplazar como Regente a su hermano Fernando VII. (Mientras durara su prisión y la usurpación del trono español por parte de José Bonaparte)
Mientras estas ideas se gestaban en la Colonia portuguesa de Río de Janeiro, en la sede portuaria del Virreinato del Río de la Plata, un selecto grupo de intelectuales, urdía la revolucionaria idea de crear un partido “Pro Carlota Joaquina”, valiéndose de su figura como representante de la Corona Española, a efectos de instalar un gobierno “Patrio” que forjara y concibiera la independencia del territorio sometido a la Metrópoli invadida por Napoleón”…

“Nunca mas que ahora ha necesitado España de los recursos de America: ni esta mas de mi presencia, que en las criticas circunstancias del día; en que las Ciudades de Montevideo y Buenos Ayres, están expuestas á ser victimas de la mayor Anarquía. La proclama que en nombre de mi muy querido Hermano, promulgó en 15 de agosto, el Gobierno de Buenos Ayres es muy ambigua, es susceptible no solo de qualesquier sentido, sino tambien de qualesquiera faccion y partido (...) La institucion y exercicio de una autoridad superior á la del Virrey, es el unico medio, y mas eficaz, para arrancar de raiz aquella sisaña (...) V.A.R. ha visto, por la carta que le han remitido aquellos honrados y fieles habitantes de Buenos Ayres, los grandes deseos que tienen de que pase y me presente en persona, para estar entre ellos mismos…”

Desde la ciudad de Buenos Aires, los jóvenes revolucionarios remitieron una misiva al Príncipe Regente poniéndolo en conocimiento del compromiso que los unía a los “designios” de su esposa Carlota Joaquina…

En ocasion tan angustiada como la que ha tocado á los Soberanos de España, nada podia sernos tan satisfactorio como la proximidad de V.A.R. y los altos Titulos con que la Serenisima Sra. Princesa del Brasil Da. Carlota Joaquina, y el Serenisimo Señor Infante Dn. Pedro Carlos han significado los derechos de la Augusta Casa de Borbon al Trono de America. (...) confiamos en que V.A.R. se sirva prestar su proteccion Real para los efectos que puede prometernos la felicidad de estar baxo los auspicios de tan ilustre Soberanía, sin los embarazos que la faccion pueda oponer.

El mas impulsivo de los intelectuales del puerto de Buenos Aires – entre los que se contaba el joven Dr. Manuel Belgrano – centraba en la figura de Saturnino Rodríguez Peña, quien seguro y convencido de los objetivos trazados, impulsó las negociaciones con Carlota, con el claro e inequívoco objetivo de lograr su aceptación para ser proclamada como Reina del Río de la Plata.
Con el paso del tiempo, ante la irresolución de Carlota Joaquina, Rodríguez Peña transportó más allá de sus propios ideales la propuesta, pues “veía en las acciones una ventaja para la concreción de las ideas revolucionarias” dado que efectivamente, si lograban proclamar a Carlota Joaquina como Reina en contraposición a las ideas de José Bonaparte, se tendría a la hermana del Rey español Fernando VII como Regente, pero no a España como metrópoli…

Los Americanos en la forma más solemne que por aora les es posible, se dirigen à S.A.R. la Señora Doña Carlota Joaquina, Princesa de Portugal é Infanta de España, y la suplican les dispense la mayor gracia, y prueba de su generosidad dignandose trasladarse al Rio de la Plata, donde la aclamaran por su Regenta en los términos que sean compatibles con la dignidad de la una, y livertad de los otros. (...) Aunque debemos afianzarnos y sostener como indudable principio, que toda la autoridad es del Pueblo, y que este solo puede delegarla, sin embargo la creacion de una nueva familia Real: nos conduciria á mil desordenes y riesgos. Al contrario la dignidad ya creada, y adornada al presente de tan divinas qualidades, y que separandose absolutamente de la Dominacion Portuguesa se establecerá en esos territorios nos ofrece una eterna felicidad y quantas satisfacciones puede prometerse una nacion establecida afirmada y sostenida con las mas extraordinarias ventajas; añadiendo que sin duda alguna debemos contar con la protección y auxilios de la Inglaterra.

La Biblioteca Argentina comparte la presunción sobre la importancia que tuvo, en primer lugar, la diplomacia británica; y en segundo plano, la política expansionista del esposo de Carlota Joaquina para que el Proyecto de los jóvenes revolucionarios de la ciudad del Puerto de los Buenos Aires “fracasara”. Aunque debiera incorporarse a ese concepto universal, que en realidad fue Carlota Joaquina la que no aceptó compartir su reinado con el acompañamiento que exigían los jóvenes “representantes” del pueblo del Virreinato.
Por ese motivo superador de la “diplomacia y la política expansionista del poder de turno”, el Proyecto no prosperó. Así fue como el impulsivo Saturnino Rodríguez Peña se vio obligado a “abandonar estrepitosamente sus anhelos revolucionarios” huyendo de Buenos Aires para refugiarse en Río de Janeiro.
A favor de sus nobles intenciones, cabe afirmar que en su “duro exilio” en la Colonia portuguesa de Río de Janeiro, Saturnino Rodríguez Peña mantuvo contacto en forma permanente con sus colegas en Buenos Aires. Y de esa correspondencia surge que trató indubitablemente de justificar su contendida gestión .
Vislumbrando la frustración del intento revolucionario, José Bonaparte probó hacer valer sus derechos sobre la America española, contando para ello con la presencia en Buenos Aires de Santiago de Liniers , que a sus fines servía porque había nacido en Francia.
Don Santiago había ocupado el cargo de Capitán General del Virreinato en el mes de junio de 1807, ejerciendo las funciones de Virrey interino, cargo en el que resultó confirmado un año más tarde. Hombre de popularidad asombrosa, sabía conducir las acciones del pueblo en un momento particularmente difícil para la Corona; pero no fue suficiente su accionar ante la situación internacional, hecho que obró definitivamente en su contra. Luego, el Cabildo se constituyó en su opositor; y el pueblo, hasta entonces tolerante y complaciente con él, se desilusionó al tomar estado público las relaciones escandalosas que Liniers mantenía con Anita Perichón, esposa del inglés Tomás O’Gormann.
El alcalde Martín de Alzaga – designado el primero de enero de 1807 – organizó un motín – que se conoce con su nombre – a efectos de finiquitar el mandato de Liniers, que seguía empecinado en restablecer el comercio con Inglaterra – pese a las frustradas intentonas de invasión de los sajones – gestión que no les convenía a los comerciantes españoles, de los cuáles Martín de Álzaga era un fiel exponente .
En defensa del Virrey Santiago de Liniers, las milicias a cargo de Cornelio Saavedra repelieron la asonada. Pero a pesar de ello, si bien el Virrey seguía en sus funciones, el levantamiento popular de los comerciantes pro españoles asentados en la ciudad del Puerto de Buenos Aires, había abierto definitivamente los canales de reclamo de emancipación.
Si bien Álzaga compartía el sentido de independencia esgrimido por Rodríguez Peña, Belgrano y el resto de jóvenes intelectuales, su posición político económica era radicalmente diferente, pues pertenecía al partido republicano, también llamado de las Juntas o del Cabildo, que estaba formado por españoles europeos, aunque también lo conformaban algunos criollos. El centro de poder era el Cabildo de Buenos Aires, y su propósito era la independencia del Río de la Plata, pero a diferencia del pensamiento de los jóvenes intelectuales, el nuevo gobierno que proponían sería independiente de España, pero estaría conformado por comerciantes, y españoles europeos, que actuarían en defensa de sus intereses. (Queda claro que esta conformación de un nuevo gobierno excluía de pleno a los referentes de Saturnino Rodríguez Peña y de Belgrano)
Mientras estas intrigas se desarrollaban Cabildo adentro, Liniers resultaba sospechado por su origen francés, y por su apoyo ideológico hacia las tropas napoleónicas que habían invadido España.
Sin sospechar que Liniers iba camino de la resignación, Napoleón se mostraba empecinado en conservar los dominios coloniales españoles para la corona de su hermano José. Por ello, ordenó al general Murat organizar una expedición para ocupar Buenos Aires. También dispuso enviar al marqués de Sassenay como su representante, especulando que el virrey Liniers (De origen francés y amigo de Sassenay) podía ser su punto de apoyo en el Río de la Plata.
Alertado de su viaje, Liniers convocó al Cabildo y a la Real Audiencia. Sassenay entregó diversos documentos sobre las abdicaciones reales y sobre los últimos sucesos acaecidos en España. A efecto de evitar disturbios, las autoridades del Virreinato ocultaron a la población la abdicación de Fernando VII y la ascensión al trono de José Bonaparte, ordenando la jura de lealtad al soberano depuesto.
Respecto del marqués francés, se resolvió reembarcarlo inmediatamente en el mismo barco que lo había traído; aunque por causa de una fuerte tormenta, Sassenay tuvo que quedarse tres días más, alojándose en la casa de Liniers, lo que provocó sospechas en los vecinos de Buenos Aires. Al llegar el marqués a Montevideo, el gobernador Francisco Javier de Elío lo detuvo, y sólo pudo regresar a Francia más tarde, en diciembre de 1809 (Con la anuencia del Virrey Cisneros, reemplazante de Liniers en el año 1808)
En España la sublevación de Madrid había encendido una rebelión generalizada contra los franceses. Según el discurso entonces adoptado, con la pérdida de su Rey el pueblo había reasumido su soberanía y por ende el poder de crear un nuevo gobierno. El 27 de mayo de 1808 se eligió en Sevilla la Junta Suprema de España e Indias, que gobernaba en nombre de Fernando VII y le declaró la guerra a Napoleón el 17 de junio. Concatenadamente, emergieron gobiernos en las diversas provincias del Reino, cada uno de los cuales pretendía ser soberano.
El 25 de septiembre de 1808, en Aranjuez, con representantes de numerosas juntas locales, se constituyó la Junta Suprema Gubernativa del Reino. Esta junta, que estaba presidida por el conde de Floridablanca, fue reconocida y jurada en Buenos Aires el 8 de enero de 1809, a pesar de que su legitimidad resultaba controvertible.
Sin embargo, la lucha contra el invasor se generalizaba en España. Dos meses después de la sublevación de Madrid, el 19 de julio de 1808, los ejércitos españoles habían triunfado en Bailén. Once días después las fuerzas francesas levantaban el sitio de Zaragoza, y el rey José huía transitoriamente de Madrid.
El 30 de agosto de 1808, el general Junot capitulaba en Cintra, Portugal, embarcándose con sus tropas en buques ingleses que lo llevaron de regreso a Francia. Toda la península ibérica se había alzado, pues, contra la invasión francesa, aunque estos primeros éxitos serían efímeros.
En Abya Yala, la situación generada por la ausencia del Rey y el intento de las juntas españolas de gobernar en su nombre generó graves problemas y conflictos. Hasta entonces existía una suerte de independencia formal entre las colonias y España, ya que jurídicamente aquéllas dependían de la Corona y no de España misma. Como consecuencia, la clase comerciante española adquirió mayor influencia en la administración de las colonias que la que había tenido bajo los Borbones. Por ello, desde 1808 en adelante se agravó el conflicto de intereses entre los criollos de Buenos Aires y los españoles de Sevilla y Cádiz, empeorando la situación frente a la existente en 1806 y 1807, cuando se produjeron las frustradas invasiones inglesas.
Por esos días, las consignas antifranceses se hacían escuchar…

¡Muera Liniers! ¡Muera Francia!

La Junta Suprema Central, estuvo vigente hasta el 30 de enero de 1810. tras la disolución fue creado el Consejo de Regencia de España e Indias, a partir del cual, tras la recuperación casi completa del territorio peninsular durante la Guerra de Independencia española, se formaron las Cortes de Cádiz, que redactaron la Constitución española de 1812.

Una vez depuesto Santiago de Liniers, el marino y administrador colonial Baltasar Hidalgo de Cisneros (1755 – 1829) resultó designado como Virrey del Río de la Plata con poder efectivo en todo el virreinato. Arribó en junio de 1809 a Montevideo, donde se notificó que el gobernador de la ciudad, Francisco Javier de Elío, había creado una Junta de Gobierno local. Finalmente, don Francisco aceptó la autoridad del Virrey y disolvió la Junta, siendo nombrado inspector de armas del Virreinato.
El Virrey Cisneros se asentó en Buenos Aires, donde aplacó temporalmente las conspiraciones y dio indicios a los españoles europeos para fortalecer el poder. Rearmó las milicias españolas disueltas tras la asonada de Álzaga; y con viento a favor, supuso, erróneamente por cierto, que la crisis política estaba resuelta.
Pero Cisneros había asumido su cargo en un momento que era también de crisis económica. (La flota española había sido derrotada por la Marina Real Británica, y el comercio con las colonias debió paralizarse al no existir navegación hacia las mismas)
Cisneros autorizó entonces el libre comercio con Gran Bretaña, pero esto generó quejas de los comerciantes más poderosos que obtenían grandes ganancias con el contrabando. Para no perder este importante apoyo local, anuló el decreto de libre comercio que había dictado, generando en contrapartida, quejas de los comerciantes ingleses que reclamaban que – al ser aliados de España contra Napoleón – no deberían ser perjudicados. Cisneros, para quedar en buenos términos con ambos, dio una prórroga de cuatro meses al libre comercio para que los ingleses pudieran finalizar sus asuntos.
En franco contraste, este arsenal de medidas políticas montado por la Metrópoli en defensa de sus Colonias, no logró ocultar las ansias independentistas de los habitantes criollos. Y más allá, no sólo el actual territorio de Argentina mantuvo los anhelos revolucionarios, dado que en el transcurso del año 1809 hubo intentos de revoluciones en la actual Bolivia, con mayor exactitud en Chuquisaca (25 de mayo) y en La Paz (16 de julio) en las cuales se formaron Juntas de gobierno ante la ausencia del Rey español. El Virrey Cisneros rápidamente intento aplacar estos levantamientos populares, y para ello destinó un ejército que anuló las acciones libertarias, condenando de muerte a los cabecillas e instigadores. Esta medida aumentó el resentimiento de los revolucionarios del puerto. En tal sentido, French y Beruti alzaban la voz en cada conciliábulo, destacando la acción patibularia de Cisneros, que por un lado condenaba de muerte a los cabecillas de los alzamientos citados, y por otro, indultaba a los autores de los alzamientos en contra del anterior Virrey. (El pueblo comprendía de esta manera que Cisneros apoyaba el accionar de los españoles europeos, y no el de los criollos)
Entre bastiones vencidos y baluartes por dignificar, las ideas revolucionarias e independentistas discurrieron entre los días finales del año 1809 y los primeros meses del año 1810. Así hasta el día 13 de mayo de ese año, cuando un barco llegado de España trajo hasta el Puerto la “nuevas” originadas en la Metrópoli. Las noticias reconocían el nuevo sometimiento de la Corona española y la Junta de Sevilla a las fuerzas de Napoleón Bonaparte.
El Virrey Cisneros intentó incautar los periódicos para que la noticia no se difundiera. Sin embargo, uno de esos periódicos llegó a manos de Manuel Belgrano y de Juan José Castelli, quienes difundieron abiertamente la noticia. Obligado por las circunstancias, y alejado de su deseo de perpetuidad, Cisneros se vio obligado a proclamarla el día 18 de mayo.
Olvidados de la intentona fallida con la Regente Carlota Joaquina, esta novedad incentivó los planes de independencia, que en ese momento se mostraban sólidos y sustentables. El grupo de jóvenes revolucionarios integrado por… Cornelio Saavedra (Comandante del Regimiento de Patricios) el Dr. Juan José Castelli . El Dr. Manuel Belgrano, Secretario del Consulado . Y el Dr. Mariano Moreno , comenzó a trabajar con la intención de menoscabar – aun más – el debilitado poder del Virrey Cisneros.
De esta manera, la autoridad del Virrey ingresa en una etapa de quebranto.
Acosado por todos los flancos, Cisneros autoriza que en el Alto Perú todas las sublevaciones sean reprimidas con violencia e impiedad. (Las cabezas de los levantiscos se separaban del cuerpo y se exhibían en picas en los caminos que subían a Lima o en los que bajaban a Buenos Aires) Pero esta actitud, resulta fatal para el Virrey, y a su vez, fundamental para la gesta de 1810, tras la disolución de la Junta Central de Sevilla.
Aprovechando los acontecimientos ultramarinos, los revolucionarios acomodaron las Leyes de indias para establecer los fines que perseguían. Para ello, buscaron, y finalmente hallaron, las Leyes que equiparaban los territorios de America a la categoría de provincias de la propia España.
Este impulso derivó en una declaración – por lógica encubriendo los verdaderos objetivos de emancipación – de amor y de fidelidad a Fernando VII. De esa manera, se sostenía la verdad revolucionaria, en la paráfrasis de que si en las provincias españolas el pueblo había adquirido el derecho de formar Juntas, lo mismo ocurría en los virreinatos de Abya Yala. (Tema central y paradigmático en las discusiones del Cabildo en mayo de 1810)
El día 19 de mayo Juan José Castelli y Martín Rodríguez se reunieron con el virrey Cisneros, y luego manifestaron ante el Cabildo la petición efectuada para que se convocara a un Cabildo Abierto.
El día 20 de mayo el Virrey tomó conocimiento que ya no contaba con el apoyo de las fuerzas militares, y de que le había sido exigida su renuncia al cargo, mando que pasaría al poder del Cabildo, que posteriormente dejaría que el pueblo eligiera su gobernante.
Ese día Cisneros hizo conocer una proclama, donde se reivindicaba la lealtad de Buenos Aires hacia el Rey y restaba poder de decisión al Cabildo que sólo representaba a la capital y no a todo el virreinato, menos aún, al resto de los virreinatos.
El 22 de mayo de 1810, presionado por los criollos liderados por Cornelio Saavedra y Manuel Belgrano, y sin contar con el apoyo de las milicias, el Virrey Cisneros convocó la reunión de un Cabildo Abierto. El objetivo de la reunión era tomar una decisión sobre la continuidad en el cargo del Virrey, ante los sucesos acontecidos en España, ya que el Rey Fernando VII estaba prisionero de los franceses y por lo tanto, Cisneros no tenía referente en la toma de sus decisiones, ya que él ejecutaba las órdenes provenientes de la Metrópoli, cuyo mando estaba acéfalo.
Tras la apertura del debate por el escribano Núñez, el primer expositor fue el obispo Lué, quien en su discurso se manifestó por la continuidad de la dominación española en América, confiriéndole esa potestad a cualquier español libre de la dominación francesa. El abogado Juan José Castelli se pronunció por la soberanía del pueblo de Buenos Aires. El fiscal Villota argumentó la defensa del poder español, afirmando que Buenos Aires no podía por sí sola atribuirse la representación de toda la América española. El abogado Juan José Paso, reconoció que Buenos Aires no podía decidir por sí sola, y por lo tanto debía establecerse un gobierno provisorio. Ruiz Huidobro, militar, apoyó la destitución del virrey al haber cesado en su cargo Fernando VII.
Por la destitución del virrey se expresaron 162 votos y 64 por su continuidad, cuyo recuento por lo avanzado de la hora se realizó el 23 de mayo.
La fórmula más votada fue la de entregar el mando al Cabildo de la capital, quien establecería el modo de designación de una Junta, posición que coincidía con la opinión de Cornelio Saavedra.
En horas de la mañana del 24 de mayo el Cabildo volvió a reunirse y Leyva expuso todo lo que había tramado durante la noche. La junta que conformarían sería presidida por Cisneros como vocal presidente. Los vocales que lo acompañarían serían Juan Nepomuceno de Sola, de la parroquia de Montserrat; Juan José Castelli, revolucionario en reemplazo de Belgrano que había rechazado formar parte, Cornelio Saavedra como comandante de los patricios y José Santos Incháurregui, comerciante español.
Esta era exactamente la misma fórmula que en el cabildo abierto del 22 de mayo había perdido por 155 votos contra 69. Y la junta, también contra lo que se había votado, era provisional hasta que se pudieran reunir los diputados de las provincias.
Todos apoyan la elección del Cabildo, menos Saavedra que pide se lo sustituya por algún integrante del cabildo. Cisneros dio un pequeño discurso, y fueron todos luego hacia el Fuerte. (Casa Rosada)
El pueblo, no se conformaba con la presencia de Cisneros en el gobierno. Los revolucionarios volvieron a reunirse en la casa de Nicolás Rodríguez Peña y en el cuartel de patricios. Tanto era el descontento por toda la ciudad, que la Junta terminó por renunciar a las 20 horas, y la envió al Cabildo. Los cabildantes no esperaban para nada algo así, y dijeron que tomarían en consideración la renuncia al día siguiente.
Así empezó la Revolución de Mayo.
Domingo French y Antonio Beruti, al mando de la juventud de la ciudad, hicieron desbordar la plaza de gente enfervorizada. La elite, los jóvenes de clase alta, se reunían en lo de Rodríguez Peña.
En ese lugar emerge la figura del Dr. Mariano Moreno. Este último, junto con Matías Irigoyen y Feliciano Chiclana, calmaron a la gente de la plaza y de los cuarteles. A las 12 de la noche de ese 24 de mayo una delegación de los revolucionarios acudió a la casa de Leyva. Le intimaron al síndico para que convocara un nuevo cabildo abierto. Leyva se negaba, pero terminó aceptando.
También le dieron una lista con los nombres que debían ser elegidos en el Cabildo del 25 de mayo. En realidad era una lista que se había dado a circular entre los vecinos juntando firmas en su apoyo.
La Biblioteca conjetura que Beruti fue el autor de la lista, aunque otros afirmas que resultó inspiración de French. Lo cierto que en ella estaban los nombres de Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Domingo Matheu y Juan Larrea como vocales, y Juan José Paso y Mariano Moreno como secretarios.
A primeras horas del día 25 la plaza frente al Cabildo estaba ocupada por gente, el día amaneció nublado, frío y lluvioso. Domingo French y Antonio Beruti repartieron cintas blancas y rojas.
La gente esperaba la decisión del Cabildo ante la renuncia de la Junta dirigida por Cisneros. A las 9 de la mañana los cabildantes ya estaban reunidos. No aceptaron la renuncia de la junta y la obligaron por escrito a que cumpliese con su deber de gobierno, que si fuese necesario mantuviese la autoridad con el uso de la fuerza. Así enviaron el despacho a la junta, o mejor dicho al Fuerte, donde todavía residía el ex virrey Cisneros.
French, Beruti y Vicente López y Planes, llegaron hasta la sala de acuerdos donde estaban reunidos los cabildantes, y le expusieron que el pueblo estaba disgustado, y que era urgente tomar una medida que anulase la junta creada por el Cabildo el 23 de mayo.
A las 9.30 de la mañana Leyva les recordó el compromiso que habían tomado el día anterior, de apoyar a la junta. Pero los comandantes que eran de origen español permanecieron en silencio.
Luego los delegados tomaron conocimiento de la renuncia de Cisneros, y entregaron la nueva propuesta con la firma de más de cuatrocientos vecinos.
Los cabildantes exigieron que se presentaran en la plaza los vecinos que apoyaban la idea de una nueva Junta. Pero las inclemencias del día impidieron que el pueblo se congregase en la Plaza. En ese momento el síndico Leyva salió a la calle y expresó: “¿Donde está el pueblo?”.
Los vecinos que se guarecían en las galerías de las edificaciones cercanas, contestó a la irónica pregunta con gritos reprobatorios; y fue Beruti nuevamente, el que intimó a los cabildantes afirmando que “los vecinos se habían retirado a sus casas; que se tocase la campana del Cabildo y que el pueblo se congregase en aquel lugar para satisfacción del Ayuntamiento; y que si por falta del badajo no se hacía uso de la campana, mandarían ellos tocar generala y se abriesen los cuarteles, en cuyo caso sufriría la ciudad, lo que hasta entonces se había procurado evitar”.
Acto seguido el Cabildo cedió y nombraron a la nueva Junta de gobierno (La que se conoce como primera, aunque en realidad fue la segunda)
Los españoles sin perdida de tiempo, enviaron a un adolescente en camino hacia la ciudad de Córdoba. El joven portaba la consigna de Cisneros, de no reconocer a la Junta que acababa de constituirse. Pero la contrarrevolución iniciada y sustentada por los españoles europeos asentados en la ciudad de Córdoba, fue rápidamente cegada.
Queda como corolario de esta etapa en el pensamiento de los jóvenes revolucionarios de la primera década del siglo XIX, destacar la figura intachable del Dr. Mariano Moreno.
En él se identifica el valor y la importancia de haber sostenido el impulso creador de la Junta.
Válido resulta también, confirmar los ideales de justicia social que inundaban el plano filosófico de Moreno (No en vano había fundado “La Gazeta” haciendo hincapié en la obligación del gobierno de dar cuenta al pueblo de sus actos) pues indudablemente resultan el basamento de defensa que debió soportar la etapa mas conflictiva de la Revolución.
Así puede comprenderse porqué la destitución, la cárcel, el destierro, o la ejecución de los enemigos de la Junta se cumplieron con rigor; y porqué el armado de los civiles, la adhesión del interior, resultaron concomitantes para el fracaso de la contrarrevolución.
Fue Moreno, finalmente, el impulsor en el año 1810 de concretar un Congreso que encarara la Independencia del País.

“La justa emancipación de America a que nos condena la inevitable pérdida de España”

Pero la rivalidad entre las ideas de Moreno y Saavedra, botaron en múltiples contrastes.
Saavedra creía que las cosas debían hacerse paso a paso.
Moreno pensaba que los enemigos del movimiento de mayo de 1810 debían ser eliminados dado que era legítimo construir una república independiente de España, fundada en una constitución, con los principios de igualdad y libertades públicas que aprendió de la Revolución Francesa.
La cronología posterior señala que la Primera Junta anunció el 26 de mayo la convocatoria a representantes del interior del Virreinato para un Congreso Constituyente que decidirá la forma de gobierno. Y que el 8 de diciembre, Moreno publica su "decreto de supresión de honores" que le quita a Saavedra el mando de las acciones militares y se lo devuelve a la Primera Junta; aunque es la aceptación de los diputados del interior en la Junta Grande lo que derriba a Moreno en el mismo mes de diciembre.
La Junta de gobierno expresaba el 22 de diciembre de 1810, en contraposición a las ideas impulsadas por Moreno…

“Nuestra amada metrópoli”
Y “fidelidad y vasallaje a nuestro designado Fernando VII”

Moreno, como he detallado, falleció en alta mar.
Saavedra, lamentando su partida, expresaría ¿Irónicamente?

¡Hacía falta tanta agua, para apagar tanto fuego!

Lo cierto es, que pasarían muchos años, hasta que el 9 de julio de 1816, en Tucumán, la idea “morenista” del Congreso lograra concretizarse.
Luego…
¿La Patria retomó? el camino de independencia…

Resumen de Monografías por el Arq. Víctor José Stilp Piccotte ©

Datos complementarios

Bibliografía sobre la Revolución de mayo de 1810
Se citan los libros existentes en la Biblioteca del Congreso de la Nación Argentina.
Estos libros pueden consultarse en la Biblioteca Mayor de la Universidad Nacional de Córdoba.

• Abad de Santillán, Diego Las jornadas de Mayo de 1810. (En su: Historia Argentina. Buenos Aires, Tipográfica Editora Argentina, 1965, t. 1, p. 403-416) 100.907
• Abdala, Raúl Oscar 25 de Mayo. Una revolución liberal. (En: Centro Argentino de Ingenieros. Proyecto político de la Revolución de Mayo. Buenos Aires, 1979, p. 9-31) 111.137
• Academia Nacional de la Historia. Periódicos de la época de la Revolución de Mayo. IV. El Independiente (1815-1816). Reproducción facsimilar publicada con el auspicio de la Comisión Nacional Ejecutiva del 150º aniversario de la Revolución de Mayo. Buenos Aires, 1961. 225 p. 19.865
• ACTA capitular del día 25 de Mayo de 1810. La instalación de la Junta. (En: ORATORIA argentina; recopilación cronológica de las proclamas, discursos, manifiestos y documentos importantes, que legaron á la historia de su patria, argentinos célebres, desde el año 1810 hasta 1904, por Neptalí Carranza. La Plata / Buenos Aires, Sesé Larrañaga editores, 1905, t. 1, p. 15-17) 25.746
• ACTA del Cabildo Abierto del 22 de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 133-158) 29.845
• ACTA del Cabildo de Buenos Aires. Buenos Aires, 25 de Mayo de 1810. Juramento de la Junta Provisoria Gubernativa. (En: Archivo General de la Nación. Reproducción de testimonios históricos en adhesión al sesquicentenario de la Fundación del Archivo General de la Nación. Buenos Aires, 1971, p. 6-9) B. 2.859
• ACTA del Cabildo del 23 de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 159-164) 29.845
• ACTA del Cabildo del 24 de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 175-178) 29.845
• ACTA del Cabildo del 24 de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 165-169) 29.845
• ACTA del Cabildo del 24 de Mayo de 1810 (continuación). (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 171-174) 29.845
• ACTA del Cabildo del 25 de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 179-187) 29.845
• ACTA del Cabildo del 25 de Mayo de 1810 (2ª Acta). (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 189-193) 29.845
• ACTA del Cabildo del 25 de Mayo de 1810 (3ª Acta). (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 195-198) 29.845
• ACTA del Cabildo del 26 de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres.
Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 199-202) 29.845
• ACTA del Cabildo del 28 de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres.
Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 203-207) 29.845
• ACTA final de la sesión del 25 de Mayo de 1810 (Reglamento del 25 de Mayo de 1810). (En:
DOCUMENTOS de historia argentina (selección); compilados por Martha B. Etchart y Martha C. Douzon. Buenos Aires, Cesarini Hnos, 1983, p. 10 - 12) 48.158
• ACTAS capitulares desde el 21 hasta el 25 de Mayo de 1810 en Buenos Aires. Buenos Aires, Imprenta del Estado, 1836. 55 p. F. 2.040
• ACUERDO del 22 de Mayo de 1810 o Congreso General. (En: IDEARIO de Mayo; compilación y estudio preliminar de Narciso Binayán. Buenos Aires, Editorial Kapelusz, 1960, p. 3-39) 23.125
• Aguirre Molina, Raúl Diputado ante la Junta de Mayo. (En su: El Licenciado Manuel Ignacio Molina. Buenos Aires, s./e., 1939, p. 39-52) 56.468
• La Revolución de Mayo. (En su: El Licenciado Manuel Ignacio Molina. Buenos Aires, s./e., 1939, p. 23-38) 56.468
• Alberdi, Juan Bautista Dogma de la República Argentina (fragmento de un discurso). (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 353-356) 29.845
Los dos grandes objetos de la revolución y las tres ideas en que el segundo objeto se divide. (En su: Grandes y pequeños hombres del Plata. Buenos Aires, Plus Ultra, 1974, p. 35-38) 42.958
• En qué sentido representa Belgrano la Revolución de Mayo. (En su: Grandes y pequeños hombres del Plata. Buenos Aires, Plus Ultra, 1974, p. 39-45) 42.958
• Alderete, Apolonio Mayo y Moreno: I. Moreno, varón de América. (En: Universidad. Santa Fe, nº 49, jul. - sep. 1961, p. 177-204) H. 110
• Alen Lascano, Luis C. Dependencia y liberación en los orígenes argentinos. Buenos Aires, Editorial El Coloquio, 1974. 193 p. (Ver: p. 113-121) 43.155
• Alonso Piñeiro, Armando 25 Mayo 1810: El movimiento libertario. Matices de una revolución que conmovió a dos mundos. (En su: Cronología histórica argentina. Buenos Aires, Depalma, 1981, p. 227-229) 82.090
• Arce, Facundo A. La contrarevolución en Entre Ríos. (En: Trabajos y Comunicaciones. La Plata, nº 9, 1960, p. 171-188) H. 344
• Archivo General de la Nación. Antecedentes políticos, económicos y administrativos de la Revolución de Mayo de 1810, publicados bajo los auspicios de la Comisión Nacional del Centenario. Buenos Aires / La Plata, Taller de Impresiones Oficiales, 1910. 315 p. C. R. F. 346
• B. de Naisberg, Olga Las primeras noticias aparecidas en los diarios de Londres y París de la Revolución de Mayo. Juicio crítico de sus fuentes. (En: Historia. Buenos Aires, a. 8, nº 28, jul. - sep. 1962, p. 5-15) H. 306
• Bagú, Sergio Mariano Moreno. Pasión y vida del hombre de Mayo. Buenos Aires, Claridad, 1939. 284 p. (Ver: p. 111-220) 53.323
• Barreiro, José P. El espíritu de Mayo y el revisionismo histórico. Buenos Aires, Ediciones Antonio Zamora, 1955. 478 p. (Ver: p. 19-66) 12.922/2ª
• Barros, Carolina Los nueve Hombres de Mayo. (En: FUE futuro. Hechos y personajes de nuestra historia; compilado por Carolina Barros y Rosendo Fraga. Buenos Aires, Centro de Estudios para la Nueva Mayoría, 1993, p. 20-22) 99.835
• Belgrano, Manuel Autobiografía. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 261-274) 29.845
• Beruti, Antonio Luis Alocución, ante el Cabildo, el 25 de Mayo de 1810. (Comisionado por la Junta Revolucionaria, para hacerle la intimación de su renuncia incondicional). (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 75-277) 29.845
• Bidondo, Emilio A. Los acontecimientos de Mayo de 1810. (En su: La expedición de auxilio a las provincias interiores (1810-1812). Buenos Aires, Círculo Militar, 1987, p. 128-142) 89.899
• Biraghi, Roberto I. Patriotas y realistas en la Revolución de Mayo. (En: Todo es Historia. Buenos Aires, a. 12, nº 155, abr. 1980, p. 51-59) H. 2.780
• Bortnik, Rubén Las ideas de Mariano Moreno. (En su: Historia elemental de la Argentina. Buenos Aires, Corregidor, 1985, p. 47-53) 43.643
• Buenos Aires. Cabildo. Actas capitulares desde el 21 hasta el 25 de Mayo de 1810. Buenos Aires, Impr. del Estado, 1836. 55 p. C.R. B. 168
• Cárcano, Miguel Angel La política internacional en la historia argentina. La Primera República 1810-1811 (Libro II). Buenos Aires, Eudeba, 1972. 376 p. 113.778
• Carranza, Adolfo P. La Junta Gubernativa de 1810. Buenos Aires, s./e., 1910. 37 p. B. 14.113
Carrazzoni, José Andrés El campo en la época de la Independencia. (En: Historia. Buenos Aires, a. 17, t. 17, nº 65, mar. - may. 1997, p. 4-44) H. 4.749
• Carri Pérez, Julio Córdoba y la Revolución de Mayo. Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 1960. 61 p. B. 21.491
• Casco, Marcos Argentina, un tigre en acecho. La verdadera historia de Belgrano y la Revolución de Mayo. Buenos Aires, Corregidor, 1996. 587 p. (Ver: p. 11-50) 113.034
• Cavaleri, Paulo Los realistas de Salta. (En: Todo es Historia. Buenos Aires, a. 29, nº 337, ag. 1995, p. 20-31) H. 2780
• Comadrán Ruiz, Jorge Algo más sobre la Semana de Mayo. (En: Historia. Buenos Aires, a. 3, nº 10, oct. - dic. 1957, p. 75-94) H. 306
• Correas, Edmundo El ideario de Mayo en el siglo XIX. (En: Centro Argentino de Ingenieros. Proyecto político de la Revolución de Mayo. Buenos Aires, 1979, p. 119-142) 111.137
• Dana Montaño, Salvador M. Principios institucionales de la Revolución de Mayo de 1810. Trelew, Instituto de Estudios Superiores, 1971. (Sin paginar) B. 2.735
• Delgado, Ignacio San Juan en la Revolución de Mayo. (En: Revista de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza. Mendoza, t. 12, nº 27 y 28, abr. 1938, p. 115-146) H. 326
• Díaz, César Luis El periodismo en la Revolución de Mayo. (En: Todo es Historia. Buenos Aires, a. 32, nº 370, may. 1998, p. 76-88) H. 2.780
• Etcheverry, Fausto J. Cabildo abierto del 22 de Mayo de 1810. Su influencia en los destinos de la revolución. (En su: Páginas breves sobre temas históricos. La Plata, Peuser, 1945, p. 95-114) 1.760 Fitte, Ernesto Juan Los comerciantes ingleses en vísperas de la Revolución de Mayo. (En: Investigaciones y Ensayos. Buenos Aires, nº 2, en. - jun. 1967, p. 69-139) H. 1.233
• Funes, Gregorio Bosquejo de nuestra revolución. Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, Comisión especial del 150º aniversario de la Revolución de Mayo, 1961. 74 p. B. 13.562
• Furlong, Guillermo Bibliografía de la Revolución de Mayo: 1810-1828; por Guillermo Furlong y Abel Rodolfo Geoghegan. Buenos Aires, Biblioteca del Congreso, 1960. 704 p. C. R. 827 74.810
• Galván Moreno, C. Mariano Moreno. El numen de la Revolución de Mayo. Buenos Aires, Editorial Claridad, 1960. 221 p. 22.576
• Gandía, Enrique de Bases de la argentinidad. Buenos Aires, Ediciones Pampa y Cielo, 1964. 173 p. 83.706
Grenon, Pedro Algunas noticias documentales existentes en los archivos de Córdoba sobre la actuación de Castelli. (En: Historia. Buenos Aires, a. 5, nº 21, oct. - dic. 1960, p. 104-110) H. 306
• Groussac, Paul La Revolución. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 547-562) 29.845
• Heras, Carlos El pueblo en la Revolución de Mayo. (En: Revista de la Universidad. La Plata, nº 11, may. - ag. 1960, p. 13-28) H. 1.532
• Instituto Nacional Belgraniano. Documentos para la Historia del General Don Manuel Belgrano. Buenos Aires, Instituto Nacional Belgraniano, 1998. (Ver: t. 3, v. 1: "1792-1811", p. 31-102; 103-162; 163-240; 241-380) 84.830
• Lafforgue, Edmundo Castelli, el patriota infortunado. Buenos Aires, Editorial Pensamiento Democrático, 1968. 63 p. B. 223
• Mayo, Moreno y los revisionistas. Buenos Aires, Instituto Cultural Joaquín V. González, 1965. 63 p. B. 15.250
• Lamas, Andrés La Revolución de Mayo de 1810. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 597-617) 29.845
• Levene, Ricardo El 25 de Mayo. (En: HISTORIA de la Nación Argentina (Desde los orígenes hasta la
organización definitiva en 1862). Buenos Aires, El Ateneo, 1941, v. 5: "La Revolución de Mayo hasta
la Asamblea General Constituyente", p. 41-69) 28.807/2ª
• Levene, Ricardo Ensayo histórico sobre la Revolución de Mayo y Mariano Moreno. (Contribución al estudio de los aspectos político, jurídico y económico de la Revolución de 1810). Buenos Aires, Peuser, 1921. La Biblioteca posee t. 1. 22.864
• Levene, Ricardo La obra orgánica de la Revolución. Apocricidad del plan atribuido a Mariano Moreno. Labor económica, administrativa y cultural de la Junta gubernativa. (En: HISTORIA de la Nación Argentina (Desde los orígenes hasta la organización definitiva en 1862). Buenos Aires, El Ateneo, 1941, v. 5: "La Revolución de Mayo hasta la Asamblea General Constituyente", p. 243-289) 28.807/2ª
• Levene, Ricardo Vida privada y/o pública de Mariano Moreno. (En: Boletín de la Junta de Historia y Numismática Americana. Buenos Aires, v. 5, 1928, p. 271-288) H. 21
• Levillier, Roberto El despertar del patriotismo, la revolución y la epopeya. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 637-654) 29.845
• López, Vicente Fidel Crónica de la Revolución de Mayo. Buenos Aires, Ed. Futuro, 1960. 77 p. B. 17.101
López, Vicente Fidel La gran Semana de Mayo. Crónica de la Revolución de Mayo. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 655-673) 29.845 Mitre, Bartolomé El 22 de Mayo de 1810. El 25 de Mayo. (En su: Antología. Buenos Aires, Estrada, 1943, p. 21-52) 63.980
• Mitre, Bartolomé Comprobaciones históricas; noticia preliminar por Ricardo Rojas. Buenos Aires, La Facultad, 1916. 2 v. (1ª y 2ª parte) 13.489
• Monteagudo, Bernardo de Ensayo sobre la Revolución del Río de la Plata desde el 25 de Mayo de 1809. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 699-704) 29.845
• Moreno, Mariano Escritos (I y II); prólogo y edición crítica por Ricardo Levene. Buenos Aires, Ediciones Estrada, 1943. 2 v. 59.705
• Otero, José Pacífico El americanismo de Mayo y de San Martín. Conferencia pronunciada por el Dr. José Pacífico Otero en el Ateneo Ibero-Americano el 23 de Mayo de 1933. Buenos Aires, s.e., 1933. 30 p. B. 21.859
• Palacios, Alfredo L. Estevan Echeverría. Albacea del pensamiento de Mayo. Buenos Aires, Editorial Claridad, 1951. 587 p. 65.636
• Ramos Mejía, José M. Las multitudes de la emancipación. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 73-89) 29.845
• .Ravignani, Emilio La Revolución de Mayo y el año 1820. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 813-821) 29.845
• Rojas, Ricardo La argentinidad. Ensayo histórico sobre nuestra conciencia nacional en la gesta de la emancipación 1810-1816. Buenos Aires, La Facultad, 1916. 412 p. 18.649
• Saavedra, Cornelio Memoria autógrafa (fragmento). (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 341-349) 29.845
• Saldías, Adolfo La evolución republicana durante la revolución argentina. Buenos Aires, Arnoldo Moen y Hermano, 1906. 503 p. (Ver: p. 39-90) 58.481
• Sarmiento, Domingo Faustino El 25 de Mayo. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 913-921) 29.845
• Torre Revelo, José La Revolución de Mayo a través del periodismo europeo y americano (1810). (En: Universidad. Santa Fe, nº 57, jul. - sep. 1963, p. 107-115) H. 110
• Valle, Aristóbulo del La Revolución de Mayo. (En: MAYO. Su filosofía, sus hechos, sus hombres. Buenos Aires, Honorable Concejo Deliberante, 1960, p. 923-944) 29.845
• Zorrilla, Rubén H. Cambio social y población en el pensamiento de Mayo (1810-1830). Buenos Aires, Editorial de Belgrano, 1978. 291 p. (Ver: p. 39-90) 88.252

Direcciones Web para consultas sobre la Revolución de mayo de 1810
No se citan bibliotecas existentes en la red.

www.salvador.edu.ar
www.hablemosdehistoria.com
www.fhu.unse.edu.ar
www.unc.edu.ar
www.cultura.gov.ar
www.argentina.ar
www.me.gov.ar
www.masoneria-argentina.org.ar
www.elhistoriador.com.ar
www.edu.ar
www.cultura.catamarca.gov.ar

Bibliografía desde 1536 hasta la Revolución de mayo de 1810
Sobre las culturas originarias de la República Argentina.

• Academia Nacional de Historia. “Actas Capitulares de Santiago del Estero” desde 1554 a 1700 Buenos Aires.
• Actas del Archivo de la Real Audiencia de Chile.
• Alcedo, Antonio De. “Diccionario Geográfico, Histórico de las Indias Occidentales o América” 5 Vols. Madrid: Imprenta De Benito Cano, 1786-1789.
• Alegre, Francisco Xavier. “Historia de la Compañía de Jesús en la Nueva España” México, 1841.
• Anónimo. “El libro de los libros de Chilam Balam” Cultura Económica de México del año 1948. Red.
• Antología de editorial Colihue. “Cronistas de Indias” 1999
• Archivo de la Orden de los Predicadores de Santo Domingo. “Biblioteca del Convento de Santo Domingo, Córdoba, Argentina”.
• Archivo Histórico de Córdoba. Dirección General de Archivos. Fondo de Escribanías.
• Archivo Histórico de la provincia de Tucumán. Dirección General de Archivos. “Actas capitulares desde el año 1680 al año 1825” “Documentos relativos a San Miguel de Tucumán y a la Gobernación del Tucumán” Siglos XVI al XVIII (Serie I) “Documentos coloniales y Actas capitulares relativos al traslado de la ciudad de San Miguel de Tucumán y a la Gobernación de Tucumán” (Serie III) “Documentos Argentinos” (Serie IV)
• Archivo Histórico de la provincia de Catamarca. Dirección General de Archivos. “Documentos relativos a San Miguel de Tucumán y a la Gobernación del Tucumán”
• Archivum. “Revista de la junta de Historia Eclesiástica Argentina” Tomo I. Cuaderno I. Editorial Huarpes, Buenos Aires 1943.
• Archivum. “Revista de la junta de Historia Eclesiástica Argentina” Tomo I. Cuaderno II. Editorial Huarpes, Buenos Aires 1943.
• Archivum. “Revista de la junta de Historia Eclesiástica Argentina” Tomo II. Cuaderno I. Editorial Huarpes, Buenos Aires 1944.
• Baigorrí, Francisco. “El quichua en las provincias andinas” Archivo del diario La Nación, Buenos Aires, año 1936
• Barzana, Alonso de. “Carta del padre Alonso de Barzana, de la Compañía de Jesús, al padre Juan Sebastián, su provincial” Asunción del Paraguay, 8 de septiembre de 1594. Cotejada en la red, de la versión dada por Relaciones Geográficas de Indias, del Ministerio de Fomento, Perú, segundo tomo. Editada en Madrid, 1885.
• Bazán, Armando Raúl. “Historia del noroeste argentino” Editorial Plus Ultra, Buenos Aires, 1986.
• Bibliografías de Cronistas. www.educared.edu.pe
• Biblioteca Virtual del Paraguay. Documentos y libros – Obras de los Jesuitas –
• Bimghan, Hiram. “La citta perdutta degli Incas” edición de 1959 Milán, Italia. “La ciudad perdida de los Incas: Machu Pichu” E. Zigzag, Chile, 1956.
• Boixados, Roxana. Universidad Nacional de Quilmes. Investigadora CONICET Se cotejan sus aportes “Visitando un mundo perdido, los pueblos de indios del valle de Famatina en 1667”
• Boleda, Mario. “Ciudades del noroeste argentino” Alianza Editorial, Buenos Aires. 1999.
• Bravo, Francisco Javier. “Colección de documentos relativos a la expulsión de los jesuitas de la República Argentina y el Paraguay, en el reinado de Carlos III” Nueva edición realizada en Madrid, 1987 (Existen traslaciones a la red)
• Bruno, Cayetano. “La acción benéfica de España en Indias (Aspecto religioso, antropológico y cultural)” Edit. Didascalia. Rosario, R. Argentina, 1992.
• Carrizo, Juan Alfonso. “Cancionero Popular de Salta” Universidad Nacional de Tucumán, 1933.
• Carrizo, Juan Alfonso. “Cancionero Popular de Jujuy” Universidad Nacional de Tucumán, 1934.
• Carrizo, Juan Alfonso. “Cancionero Popular de Tucumán” Universidad Nacional de Tucumán, 1937 (Dos tomos)
• Carrizo, Juan Alfonso. “Cancionero Popular de La Rioja” Universidad Nacional de Tucumán, 1942 (Tres tomos) Reeditado en Buenos Aires.
• Cieza de León, Pedro de. “Del Señorío de los Incas” Ediciones Argentinas “Solar”. Avda de mayo 953 – Buenos Aires – 1943. Ejemplar N° 1207 de la edición del 04 de diciembre.
• Cobo Peralta, Bernabé. “Historia del Nuevo Mundo” Versión en la red, de la primera parte – Aspectos del Nuevo Mundo, especies animales y vegetales – (Segunda y Tercera se extraviaron – en una biblioteca española – cuando fueron enviadas hacia España por el Jesuita) la edición original del año 1653. (Incompleta versión en la red, cotejandola con la Edición de Marcos Jiménez de la Espada del año 1895)
• Cobo Peralta, Bernabé. “Historia del Nuevo Mundo” (Primera parte, ya que la Segunda y Tercera se extraviaron en el envio del Jesuita Bernabé Cobo Peralta – por mar – hacia España) Edición de Marcos Jiménez de la Espada. (Cita la obra cuatro tomos, aunque he cotejado tres de la edición en papel) Sevilla, España, 1895. (Fragmentos consultados – fotocopias – fueron archivados en la Biblioteca de Víctor José Stilp Piccotte)
• Colón, Cristóbal. “Carta anunciando el descubrimiento” Archivo de Sevilla. Facsímile del encuentro Colombino por los quinientos años del descubrimiento.
• Colombres, Adolfo. “A los 500 años del choque de dos mundos” Ediciones del Sol. Buenos Aires, 1989.
• Colombres, Adolfo. “La Colonización Cultural De La América Indígena” Ediciones Del Sol, Buenos Aires, 1987.
• Comadrán Ruiz, Jorge. “Evolución demográfica Argentina durante el período hispano – 1835 1810 –” Colección Temas de Eudeba. Editorial Universitaria de Buenos Aires. Rivadavia 1871/73 Sociedad de Economía mixta, Buenos Aires, 1969.
• Charlevoix, Pierre François Xavier de. “Histoire du Paraguay” Edición digital de la obra original del año 1757 con seis tomos. Editora Durand, Paris, 1757.
• Charlevoix, Pierre François Xavier de. “Historia del Paraguay” BMUNC2557 al 3562 Anotaciones y correcciones latinas del padre Pedro Muriel. Traducción al castellano por el padre Pedro Hernández. Casa editorial de Victoriano Suárez. Calle Preciados 48 Madrid, España. Edición de los años 1910 a 1916 (Tomos I al VI)
• De Angelis, Pedro. “Derrotero y viages a la ciudad encantada ó de los Césares” Facsímile de la edición de la Imprenta del Estado del año 1836. Buenos Aires. 2004.
• De Angelis, Pedro. “Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de la Plata” Segunda Edición, primer tomo, Buenos Aires, 1910.
• De Las Casas, Bartolomé. “Brevísima relación de la destrucción de las Indias” Documento en CD.
• De Las Casas, Bartolomé. “De las antiguas gentes del Perú” Documento en CD.
• Del Techo, Nicolás (Du Toict, N.) “Historia de la provincia del Paraguay, de la Compañía de Jesús” Biblioteca Virtual del Paraguay. Librería y Casa Editorial de Uribe y Compañía. Asunción del Paraguay. Según la versión publicada en el año 1897. (Est. Tip. De La Viuda É Hijos De Tello) por el Impresor de Cámara de S. M. y de la Real Academia de la Historia. Madrid.
• Del Techo, Nicolás. (Du Toict, N.) “Historia de la provincia del Paraguay de la Compañía de Jesús” (Versión de Manuel Serrano y Sanz, de la Biblioteca Virtual del Paraguay)
• Díaz del Castillo, Bernal. “Verdadera y notable relación del descubrimiento y conquista de la nueva España y Guatemala” Ediciones Robredo, México, 1944. (En la red)
• Díaz de Guzmán, Ruy. “La Argentina” Edit. Espasa Calpe. Buenos Aires, 1945. (Esta misma obra se incluye en la Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de la Plata, de Pedro de Angelis, reeditada en el año 1910)
• Díaz de Guzmán, Ruy. “Historia Argentina del descubrimiento, población y conquista de las provincias del Río de la Plata” Buenos Aires, 1854. (Esta obra es la misma que se detalla precedentemente, y es el titulo manuscrito del año 1612)
• Dilthey, Guillermo. “El mundo histórico” México 1944 Edit. Nuevo Siglo, Buenos Aires, 1978.
• Dilthey, Guillermo. “Hombre y mundo en los siglos XVI y XVII” México 1947 Edit. Nuevo Siglo, Buenos Aires, 1978.
• Documentos para una Historia de la Arquitectura Argentina (Ediciones Summa) Buenos Aires 1978.
• Documentos y cartas. “Cotejo de datos existentes en… Archivo Histórico de Córdoba (La llana) Archivo Histórico de Tucumán, Archivo de Santiago del Estero, y Archivo Histórico de Catamarca.
• Jaimes Freyre, R. “Historia del descubrimiento del Tucumán seguida de investigaciones históricas” Ediciones de la Universidad Nacional de Tucumán a través de la imprenta de Coni Hermanos. Buenos Aires, 1916.
• Jaimes Freyre, R. “El Tucumán del siglo XVI bajo el gobierno de Juan Ramírez de Velasco” Con prólogo del Rector Juan B. Terán. Ediciones de la Universidad Nacional de Tucumán a través de la imprenta de Coni Hermanos. Buenos Aires, 1918.
• Funes, Gregorio. “Ensayo sobre la historia civil de Buenos Aires, Tucumán y el Paraguay” Buenos Aires, 1816. Biblioteca Nacional. (Existen traslaciones a la red)
• Furlong, Guillermo. “Alonso Barzana y su carta a Juan Sebastián en 1594” Escritores Coloniales Rioplatenses. Ediciones Teoría, Buenos Aires, 1968.
• Furlong, Guillermo. “La historiografía eclesiástica Argentina desde 1536 a 1943” Archivum T. I. C. I. Editorial Huarpes, Reconquista 281. Buenos Aires, 1943.
• Furlong, Guillermo. “El padre José Peramás, Humanista y misionero” Editorial Junta de Historia Eclesiástica Argentina. Buenos Aires, 1928.
• Furlong, Guillermo. “El padre Lozano y su obra histórica” Separata de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina. Buenos Aires, 1930.
• Furlong, Guillermo. “Alonso Barzana S. J. apóstol del Tucumán” Separata de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina. Buenos Aires, 1933.
• Furlong, Guillermo. “Entre los lules del Tucumán” Editorial Junta de Historia Eclesiástica Argentina. Buenos Aires, 1941.
• Furlong, Guillermo. “Diócesis y Obispos de la Iglesia Argentina” Ediciones de Talleres Graficos San Pablo. Buenos Aires, 1942.
• Gallardo, Rodolfo. “Historia de Córdoba, desde los orígenes a la independencia, su arquitectura” Córdoba. 1975.
• Gay, Vicente. “Leyes del imperio español” Las leyes de indias y su influjo en la legislación colonial extranjera, talleres tipográficos cuesta, Universidad de Valladolid, España. Sección de estudios americanistas. Edición de 1924.
• Gordillo, Inés. “La Aguada del Noroeste Argentino” Buenos Aires, 1998.
• Grenón, P. S. J. “Devoción a la Virgen del Rosario” En el primer siglo de Córdoba, Documentos Históricos. 1573 al 1673. F 232931.7 ROS.2 BCSD Editorial La Gutemberg de calle 25 de mayo 126, Córdoba 1919. (Biblioteca de Víctor José Stilp Piccotte – fotocopia)
• Guevara, José. “Historia de la Provincia Jesuita del Paraguay” Biblioteca Virtual del Paraguay.
• Guevara, José. “Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán” Nota introductoria de Andrés Lamas Tomo I. Casa editora de F. Ostwald, Buenos Aires, 1882. También en www.cervantesvirtual.com
• Guevara, José. (De la Compañía de Jesús) “Historia del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán” Primera edición. Separata de la obra de Pedro de Angelis. Ediciones de la imprenta del Estado, Buenos Aires, 1836. Tomo II.
• Hanke, Lewis. “La libertad de palabra en Hispanoamérica durante el siglo XVI” Cuadernos Americanos, Vol. 26. 1951
• Hanke, Lewis. “La lucha por la justicia en la conquista de América” Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1949.
• Hardoy, Jorge. “Ciudades precolombinas” Edit. Infinito. Buenos Aires, 1964.
• Haring, C. H. “El imperio español en América” Alianza editorial Mexicana, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, reedición en 1990 de la primera del año 1947.
• Larrouy, Antonio. “Los indios del valle de Catamarca” edición de 1914 (fax por red) Revista de la Universidad de Buenos Aires N° 27, Buenos Aires, 1914.
• Larrouy, Antonio. “La aparición del cristianismo en tierra Argentina” Revista eclesiástica del Arzobispado de Buenos Aires, Tomo IV. Buenos Aires, 1904.
• Lehmann, Henri “Las Culturas Precolombinas” Editorial Universitaria De Buenos Aires (Traducción De Mariana Payró De Bonfanti) Argentina, 1975.
• Levene, Ricardo. “Historia de la nación argentina, desde los orígenes hasta la organización definitiva en 1862” varios. Enciclopedia en 10 volúmenes editada entre 1936 y 1950.
• Levene, Ricardo. “La cultura histórica y el sentimiento de la nacionalidad” Editorial Espasa Calpe, Buenos Aires, 1945.
• Levi Strauss, Claude. Antropología Estructural 1968 Buenos Aires, Eudeba.
• Levillier, Roberto. “Nueva crónica de la conquista del Tucumán” 3 T. L980L664 nu I al III BMUNC. (Documentado en los archivos de Sevilla y de Lima y en los XXIV volúmenes de publicaciones históricas de la biblioteca del Congreso Argentino – editados o en vías de editarse bajo la dirección del autor. Precedido de un ensayo sobre los tiempos prehispánicos) 1543 – 1563 (11 mapas y 99 ilustraciones) Editorial Nosotros – Buenos Aires, 1920 – Ediciones de la Librería Rosay, Lima, Perú, 1926. (Tomo I 1543/1563 Tomo II 1563/1573 Tomo III 1574/1600 – Documentos de los archivos de Sevilla, Madrid, París, Londres y del Archivo de la Biblioteca del Congreso Argentino. Tomo II contiene una dedicatoria manuscrita de Levillier a Roberto Giusti)
• Levillier, Roberto. “El Perú y el Tucumán en los tiempos prehispánicos. Ensayo sobre las afinidades de sus culturas primitivas” Ediciones de la Librería Rosay, Lima, Perú, 1926. (Es un apéndice o separata de uno de los capítulos de la obra descripta anteriormente)
• Levillier, Roberto. “Estampas virreinales americanas” Editorial Espasa Calpe de Argentina, Buenos Aires, 1945.
• Levillier, Roberto. “Gobernación del Tucumán, probanzas de méritos y servicios de los conquistadores” Documentos del Archivo de Indias. III 9B1164 BMUNC. Prólogo de Rufino Blanco Bombona. T. I / II Sucesores de Rivadeneira S.A. Paseo de San Vicente 20, Madrid, España, 1919 a 1920. (Copia realizada por la colección de Publicaciones Históricas del Congreso Nacional) 1924 (Méritos de Juan Gregorio Bazan, Francisco de Aguirre, Francisco de Argañaras y Murguía, Juan Ramírez de Velasco – también servicios) Buenos Aires, 1943
• Levillier, Roberto. “Repertorio de los documentos históricos procedentes del Archivo de Indias” BMUNC. Ediciones de la Imprenta de Juan Pueyo, Madrid, España, 1926. (Contiene documentos procedentes del archivo de Indias editados entre los años 1922 y 1926)
• Levillier, Roberto. “La audiencia de Charcas, correspondencia de presidentes y oidores” documentos del archivo de Indias. BMUNC. Ediciones de la Imprenta de Juan Pueyo, Madrid, España. 1918 a 1922. (Copias y transcripciones de documentos existentes en el archivo de indias)
• Levillier, Roberto. “Papeles eclesiásticos del Tucumán” BMUNC. Ediciones de la Imprenta de Juan Pueyo, Madrid, España. 1918 a 1922. (Copias y transcripciones de documentos existentes en el archivo de indias)
• Levillier, Roberto. “Hernán Mejía Miraval y los conquistadores del Tucumán” (Prólogo al tomo II de Probanzas de méritos y servicios de los conquistadores del Tucumán) XP 1785 BMUNC. Ediciones de la imprenta de Juan Puedo, Madrid, España, 1920.
• Levillier, Roberto. “Gobernación del Tucumán, papeles de gobernadores” Ediciones el Ateneo, Buenos Aires, 1939, BMUNC. T. III (Copias y transcripciones de documentos existentes en el archivo de indias)
• Levillier, Roberto. “Orígenes Argentinos” XP 1786 BMUNC Castellano-francés. Editores Fasquelle, Michaud. Tomo I. Madrid, España, 1912. “Historia de la Nación Argentina desde los orígenes hasta 1862. Conquista y organización del Tucumán” Ediciones el Ateneo, segunda edición. 1919 BMUNC (Copias y transcripciones de documentos existentes en el archivo de indias)
• Levillier, Roberto. “Historia Argentina, navegaciones descubridores en la costa Austral de América, de 1500 a 1600” Editorial Plaza y Janes de Buenos Aires, transcripción de la original. T. I. editado en el año 1968 BMUNC. Único volumen. (Copias y transcripciones de documentos existentes en el archivo de indias)
• Levillier, Roberto. “Don Francisco de Toledo, S. O. del Perú” Ediciones del Congreso de la Nación. T. I / II. BMUNC. Buenos Aires, 1935. (Copias y transcripciones de documentos existentes en el archivo de indias)
• Levillier, Roberto. “Gobernación del Tucumán, correspondencia de los Cabildos en el siglo XVI” Colección de publicaciones históricas de la biblioteca del Congreso Argentino. III 9 B876 BMUNC Documentos del Archivo de Indias. Prólogo de Antonio Rodríguez del Busto. Sucesores de Rivadeneira S. A. Madrid, España, 1918.
• Lozano, Pedro. De la Compañía de Jesús. “Historia de la Compañía de Jesús en la provincia del Paraguay” Edición existente en la Biblioteca Nacional. (Existen traslaciones a la red de la edición existente en la Biblioteca de la Real Academia de Historia de España, de la original del año 1755) BMUNC.
• Lozano, Pedro. De la Compañía de Jesús. “Descripción Corográfica de terreno ríos, árboles, y animales de los dilatadísimas provincias del Gran Chaco, Gualamba, y de los Ritos y Costumbres de la innumerables naciones de bárbaros e infideles que le habitan, con un cabal Relación Histórica de lo que en ellos han obrado para conquistarlas algunos Gobernadores y Ministros Reales, y los misioneros Jesuitas para reducirlos a la fe del Verdadero Dios” Universidad Nacional de Tucumán. Instituto de Antropología. Tucumán, 1941. Córdoba, por Joseph Santos Balbas, de la edición del año 1733. BMUNC (Traslación a la red, en la Biblioteca virtual de Madrid, España, y en la Biblioteca Virtual del Paraguay)
• Lozano, Pedro. De la Compañía de Jesús. “Descripción del Gran Chaco” Imprenta Popular. Buenos Aires 1878. Edición Argentina de Andrés Lamas. BMUNC.
• Lozano, Pedro. De la Compañía de Jesús. “Historia de la Conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán” XVIIG177 al 181 BMUNC ilustrado con noticias del autor y con notas y suplementos por Andrés Lamas. 5 tomos. Imprenta Popular, de calle Lima 41 112. Buenos Aires, según la edición del año 1873 al 1875.
• Lummis, C. F. “Los exploradores españoles del siglo XVI” Editorial Espasa Calpe de Argentina, Buenos Aires, 1945. (Reedición de la original del año 1922)
• Murua, Fray Martín O. “Historia del origen y genealogía real de los reyes incas del Perú” Notas de Bayle, Constantino. Editado en Madrid, 1946. (Traslaciones a la red)
• Pérez Gollan, José Antonio. “Iconografía Religiosa Andina en el Noroeste Argentino” Lima 1986
• Pérez Gollan, José Antonio. “La Cultura de la Aguada, vista desde el Valle de Ambato” 1992 Córdoba.
• Pizarro, Pedro. “Relación del descubrimiento y conquista de los reinos del Perú” (editada en 1572) se consultó la base de datos de la edición española del año 1965.
• Poma De Ayala, Felipe Huamán. (1613, 1615, 1616) “El primer nueva corónica y buen gobierno” Se pueden revisar todas las páginas y dibujos de su obra – 1189 páginas – en el formato electrónico realizado por la Biblioteca Real de Dinamarca en el año 1998 Consultora académica Dra. Rolena Adorno, página www.kb.dk (København, Det Kongelige Bibliotek, GKS 2232 4°) Facsímile del manuscrito autógrafo, transcripción anotada, documentos y otros recursos digitales. Det Kongelige Bibliotek 2004 (Existe una versión en papel, en idioma francés, Codex Pèruvien illustrè, editada por la Universidad de Paris, reeditada por el Instituto de Etnología de París en el año 1936, y, además, reediciones de los dibujos originales de la obra) Según la Edición Crítica de John Murra y Rolena Adorno, México. Siglo XXI, 1980. ¿Habrá sido Ayala, testaferro del religioso Blas Valera, el supuesto autor de Nueva Crónica?)
• Quiroga, Adán. “Folklore Calchaquí. Revista de la Universidad de Buenos Aires” Sección VI. Buenos Aires, 1929. “Folclore Calchaquí, al americanista Juan Bautista Ambrosetti” editada por el Boletín del Instituto Geográfico Argentino. Buenos Aires, 1897.
• Quiroga, Adán. “Influencia de la lengua Keshua” Facsímile del original, editado por Revista de la Biblioteca de La Rioja, primer año, Nº 8, julio de 1890. (No cotejo otros datos dada la calidad de la copia)
• Raffino Rodolfo. “Poblaciones Indígenas De Argentina” Edit. Argentina, Buenos Aires, 1988.
• Serrano, Antonio. “Observaciones sobre el Cacán” Tucumán, 1936.
• Sotelo Narváez, Pedro. “Relación De Las Provincias Del Tucumán” Córdoba, 1987
• Uhle, Max. “Las relaciones prehistóricas entre el Perú y la Argentina” Ediciones de la UC. Barcelona, España, 1980.
• Vásquez de Espinosa, Antonio. “Compendio y descripción de las indias occidentales” III 9 B791 BMUNC Trascripción de Charles Upson Clark, de la Colección Smithsonian Miscellaneus Collection Volume 108. Casa Editora Smithsonian Institution Washington, EEUU, 1948.
• Vega, Carlos. “El Himno Nacional Argentino” Biblioteca de América. Libros del Tiempo Nuevo. Eudeba. Editorial Universitaria de Buenos Aires. Florida 656. Buenos Aires, 1962.
• Waisman, Marina. “El interior de la Historia” E. Escala. Colombia, 1990.